Ya no se escapa ningún objeto que podamos consumir de poseer la eco-etiqueta de la Unión Europea, cualquiera que cumpla los requisitos exigidos de funcionamiento y calidad ambiental, puede lucirla en su envase exterior.
Los productos distinguidos con la Eco-etiqueta europea son objeto de rigurosos controles, cuyos resultados son verificados por un organismo independiente.
Otras etiquetas hacen referencia a cuestiones específicas, como el reciclaje o el rendimiento energético, pero la Flor de la Eco-etiqueta europea garantiza que el producto ejerce un impacto reducido en el medio ambiente durante todo su ciclo de vida, desde la fabricación hasta el desecho. Los consumidores pueden encontrarla en los países dela Unión Europea, y Noruega, Liechtenstein e Islandia.
Ya se han elaborado criterios respecto a más de 23 grupos de productos y servicios, y continuamente se añaden nuevas categorías. La Flor distingue, entre otros, a artículos ecológicos tales como instalaciones y equipos, prendas de vestir, artículos de jardinería y alojamientos turísticos.

 

Respecto a las eco-lavadoras y los eco-lavavajillas, hay que subrayar las  ventajas para el Medio Ambiente que conlleva su compra:

• El fabricante debe aceptar gratuitamente los aparatos fuera de uso para su reciclaje.
• El fabricante debe garantizar gratuitamente (con escasas excepciones) el reciclaje de las piezas sustituidas por él o por los talleres de reparación certificados.
• El consumo de agua de las lavadoras no debe exceder los 12 litros por kg. de ropa.
• Los dispensadores de detergente eco-etiquetados facilitan la dosificación,
reduciéndose así las posibles pérdidas.
• Las lavadoras eco-etiquetadas también pueden utilizar detergentes eficaces incluso a bajas temperaturas.
• Los ajustes por separado para coladas pequeñas y grandes contribuyen a optimizar el consumo de detergente y agua.
• Los lavavajillas eco-etiquetados disponen de un ajuste de baja mineralización para los hogares con el agua más blanda.

 

El ahorro de energía es la cuestión clave a la hora de decidirse por un electrodoméstico u otro:

• Las lavadoras deben tener un rendimiento energético correspondiente al menos a la clasificación “A” de los estándares de la UE, lo que significa que el consumo de energía equivale aproximadamente a la mitad del de electrodomésticos similares menos eficaces.
• Los ajustes para coladas de lavado difícil o fácil permiten reducir aún más el consumo de energía y agua.
• Los lavavajillas eco-etiquetados deben tener un alto grado de eficacia energética, haciendo posible un ahorro de al menos el 23% de la energía eléctrica.
La factura del agua puede ser hasta un 40% inferior en comparación con la de otros aparatos menos eficaces del mercado.

 

También, tenemos que tener en cuenta los diferentes características que constan en los aparatos de aire acondicionado:

• Los líquidos en el circuito de refrigeración y los productos usados para el aislamiento no deben dañar la capa de ozono.

• Los materiales deben provocar un efecto mínimo en el calentamiento global.

• Si tan sólo el 5% de los aparatos de aire acondicionando vendidos en Europa cada año cumpliera los criterios de la Eco-etiqueta, el ahorro de energía implicaría una disminución de 74.850 toneladas en las emisiones de CO2, el equivalente a un coche que diera la vuelta a la Tierra 11.500 veces.

• Si el embalaje de los aparatos de aire acondicionado es de cartón, éste debe contener al menos un 80% de material reciclado.

• Los aparatos de aire acondicionado ecoetiquetados deben tener un rendimiento energético correspondiente a la clasificación “A+” o “A++” de los estándares de la UE, lo que significa que el consumo de energía eléctrica es un 60% inferior al de equipos similares menos eficaces.

 

No debemos subestimar los numerosos beneficios para la salud que nos aportan:

• Los aparatos que llevan la Flor funcionan más silenciosamente -incluso en el centrifugado de las lavadoras- en comparación con otros equipos que no poseen dicho distintivo.

• La composición de los elementos de plástico en las partes antiinflamables reduce el riesgo de enfermedades cancerígenas y posibles daños durante el embarazo.

 

La rentabilidad y el ahorro en los eco-electrodomésticos:

• El fabricante ofrece garantía por un mínimo de dos años, y asegura el abastecimiento de repuestos durante al menos 12 años después del cese de la producción del modelo en cuestión.
• Las lavadoras y los lavavajillas eco-etiquetados ayudan a reducir notablemente el importe de la factura del agua.
• Las lavadoras que llevan la Flor deben figurar entre las mejores en cuanto a eficacia en el centrifugado.
• Los lavavajillas deben obtener una alta clasificación en cuanto a eficacia del lavado certificada por tres pruebas de lavado independientes. El rendimiento del secado debe satisfacer los mismos requisitos.
• Todos los equipos eco-etiquetados incluyen instrucciones de uso para el funcionamiento y rendimiento energético óptimos.
• Los lavavajillas eco-etiquetados tienen ajustes e indicadores de mineralización para el ahorro de sales y detergentes que ablandan.

Marcas como Whirpool, Samsung, LG o Siemens, entre otras, poseen líneas eco de electrodomésticos.